¿El cerebro y sus procesos influyen en la resiliencia?

Resiliencia psicología y mente

Resiliencia psicología y mente

Resiliencia psicología y mente

Hoy te traigo un debate muy interesante, sobre resiliencia psicología y mente y de cómo el cerebro y sus procesos influyen en la resiliencia y la capacidad para desarrollarla.

Es obvio que una persona no va a reaccionar de la misma manera a un evento traumático o desagradable que otra y que las dos no van a generar las mismas herramientas de actuación para defenderse.

Ejemplos de resiliencia psicología y mente

Un ejemplo práctico que te ayudará a entender esto, pueden ser las imágenes familiares o los entornos sociales que puedes encontrar día a día en la calle o en las noticias como estos ejemplos de:

Resiliencia historias de vida

  • Un padre que asesinó a su madre enfrente de sus dos hijos pequeños.

Es una situación que lamentablemente se escucha de vez en cuando y que nos impacta cuando la escuchamos en los medios de comunicación.

Ante estos hechos, imagina un hijo que tras pasar su época de duelo se vuelve escritor, especializándose en temas de violencia de género. Esas experiencias le llevan a ser conferenciante. El otro hijo, se vuelva en el juego y lleva una vida desordenada y con adicciones.

  • Una familia pobre formada por los padres y 5 hijos no pueden hacer frente a los caprichos y necesidades de la mayoría de ellos.

Mientras los padres se afanan en crear la mejor vida que pueden para ellos, 2 de esos hijos forman parte de bandas callejeras y se echan a los malos vicios. 3 consiguen tener una carrera a base de mucha fortaleza y mucho esfuerzo y realizar pequeños trabajos de limpieza, fundando uno de ellos su propia empresa.

  • Un padre alcohólico que es incapaz de realizar una crianza positiva en casa, tiene un hijo y un hijastro.

El hijastro sufre de bulimia y posteriormente también se vuelve alcohólico y el hijo biológico estudia la carrera de abogado, dirigiendo actualmente su propio bufete.

  • Dos niñas que son violadas apenas llegan a la adolescencia.

Una de ellas desarrolla incapacidad para relacionarse, no es capaz de terminar ningún objetivo ni proyecto y la otra se vuelve enfermera, siendo al cabo de varios pares de años, madre de dos niñas.

  • Una pareja que sufren un severo accidente de tráfico.

Uno de ellos sufre fobia a los transportes teniendo que estar en tratamiento psicológico y el otro, logra rehabilitarse y volver a ser deportista.

  • Dos hermanos que nacen en una aldea minúscula y pobre en las cercanías de una selva amazónica.

Uno de ellos se queda formando parte de las bandas callejeras y el otro con los pocos materiales que pueda tener, realiza un negocio humilde local de limpiadores naturales para las casas que expande hacia las aldeas vecinas.

Para estas personas, de los ejemplos ficticios que hemos mencionado; los eventos, los hechos y las circunstancias han sido l@s mism@s, pero la resiliencia psicología y mente han influído en las reacciones posteriores. Su pensamiento, su genética, los factores sociales y ambientales, sus emociones y la capacidad para salir fortalecidos/as han variado de una forma asombrosa teniendo las mismas herramientas y recursos iniciales. ¿Qué influye en el proceso?

Todo depende del nivel de asimilación de las personas, así como de sus sensibilidades y también de las conclusiones que ellos hayan sacado. Lo que se sienta al procesar una experiencia o evento cala fuertemente a nivel subconsciente, algo que también hace que se instalen patrones casi definitivos en el cerebro, moldeando nuestro carácter y mente.

Así los procesos químicos causan la mayoría de decisiones que tomemos en un futuro en base a lo generado y aprendido. Alguien que memoriza algo como doloroso, lo retendrá, escapando de lo que podría volver a resultar desagradable para él o ella.

Cualquiera podría quedarse ahí, sin salir de la zona de confort o en su defecto, utilizando la resiliencia, (¿Quieres saber si eres persona resiliente? haz el test),  aprendería y le quitaría el máximo aprendizaje a esa experiencia, buscando nuevas alternativas, en medio de experiencias que podrían resultar positivas o en el mismo rango de negatividad, navegando entre aguas desconocidas pero aceptando que en nuestro libre albedrío incluso tenemos poder de protegernos y acogernos a nosotros mismos/as cuando haga falta.

Así, hablando del cerebro y sus procesos influyen en la resiliencia lo más seguro es que en el futuro se implementen estudios acerca de cómo factores tales como la motivación y la ilusión, pueden favorecer la neuroplasticidad o la capacidad del cerebro para recuperarse de situaciones que han sido traumáticas para él. ¿Lo imaginabas? ¡Comenta y comparte!