Resiliencia para adolescentes

resiliencia para adolescentes
resiliencia para adolescentes

En la etapa de la adolescencia se debe hacer énfasis en el hecho de adquirir una buena resiliencia para adolescentes, ya que la época suele ser un poco caótica ya de por si, siendo extraordinario que haya un par de pautas extra así como unas guías de vida que generen una mejor estabilidad y orden, acelerando el buen aprendizaje.

Los jóvenes a los cuáles se ha inculcado la resiliencia desde el inicio de su niñez y también desde el comienzo de la adolescencia son más capaces de enfrentar cualquier obstáculo, evitando los cambios de humor y la frustración de una manera mucho más fácil que aquellos/as que no la poseen.

¿Cómo puede ayudar la resiliencia para adolescentes?

Si pones en práctica la resiliencia para adolescentes les ayudarás a:

  • Tener más éxito en la preparación de sus exámenes, enfocar con mayores probabilidades de acierto la Selectividad y su entrada futura a la universidad.
  • Que les sea mucho más fácil reponerse ante reveses inesperados
  • Ser mucho más críticos consigo mismos/as de una manera positiva, riéndose de las anécdotas de la vida, aprendiendo a quitarle partido tanto a las cosas malas como a las buenas, generando oportunidades incluso en los momentos en los que todo sea complicado y se cierre más de una puerta.
  • Fomentar la madurez, puesto que no se bloquearán frente a las adversidades, generando en ellos respuestas que provienen del análisis y no de la negatividad.
  • Generar relaciones mucho más saludables en donde hagan frente a todo tipo de conflictos, no dejando a sus amistades cuando alguno de los miembros de su grupo piensen diferente o tengan problemas para comunicarse.
  • Crearás una autoestima mucho más fuerte en todos ellos así como una confianza en si mismos más saludable. Son capaces de contemplar la realidad sin culpabilizarse o victimizarse, dándole la importancia justa a las cosas que suceden y que no pueden controlar.

Sin embargo y a pesar de todos los beneficios que la resiliencia para adolescentes  tiene, es muy probable que muchos padres y madres no sepan cómo crearla en sus hijos/as preguntándose por dónde empezar y de qué manera.

¿Cómo potenciar la resiliencia para adolescentes en casa?

Hay muchas herramientas del día a día y costumbres a las que podrás unirte para poder desarrollar la resiliencia para adolescentes. Entre la que destacan:

  • Crear conversaciones ricas en conocimiento en las que ambos podáis expresar vuestras ideas y sentimientos, sobre diversos temas; orientándolo todo hacia la ética y la filosofía, pudiendo ofrecerle «carta abierta» a que razonen y se pregunten cosas resolviéndolas ellos/as mismos/as.
  • Hacer pizarras con fotos de las cosas que más le pueden gustar para que describa con detalle todo aquello que le gustaría vivenciar o sentir. También es un agradable ejercicio para colocar en el soporte la biografía de personas famosas o conocidos/as que le inspiren una vida admirada, generando en ellos/as ganas de emprender, de curiosear, de adquirir más capacidades.
  • Apoyarles y guiarlos a reconocer los errores que cometen y a hacerles ver lo bueno que desarrollan cada día, fomentando el autoconocimiento, dándoles una herramienta de por vida que les generará seguridad y un buen manejo de los retos que encuentren día a día.
  • Hacerles comprender que el fracaso no es una experiencia negativa, sino un puente para mejorarse y para encarar las cosas de una manera diferente. Si sale mal de una forma eso ni significa que en las siguientes vaya a ir igual o peor…
  • Fomentando el positivismo realista, aquel que se enfoca desde lo posible contemplando alternativas que sí pueden ser, creando beneficios para él o ella mismo/a y su entorno.
  • Ayudarles a verbalizar todo lo que sienten, describiendo sus miedos para que puedan digerirlos mejor y salir cuanto antes de los bucles negativos que a todos nos pueden asolar en los momentos más vulnerables.

De este modo y con estos apuntes básicos sobre cómo fomentar la resiliencia para adolescentes desde los 11 años, conseguirás crear un ambiente mucho más enriquecedor para tu familia, algo que vendrá en forma de frutos más adelante cuando veas que como adultos serán totalmente equilibrados e independientes. ¡Comparte y escríbenos tus dudas!