Resistencia sinónimo de resiliencia | Personas con resistencia (positiva)

resistencia sinónimo de resiliencia
resiliencia

Resistencia sinónimo de resiliencia, significa que una persona tiene la capacidad de afrontar circunstancias adversas con fuerza y motivación interna necesaria para salir adelante en situaciones que requieren fortaleza de mente y cuerpo.

 Resistencia sinónimos

Dureza, potencia, fortaleza, fuerza, potencia, vigor,

Muchas veces hablamos de esas personas con resistencia sinónimo de resiliencia, cuando cada día vemos ejemplos de madres luchadoras, de estudiantes que no se rinden o de padres que intentan dar la mejor versión de ellos mismos. ¿Pero qué significa realmente ser una persona con resistencia?

Qué significa ser una persona con resistencia sinónimo de resiliente

En su connotación positiva, una persona con resistencia sinónimo de resiliencia, es capaz de moldearse a si misma para crear un entorno mucho más beneficioso en su subsistencia.

Ante los problemas (incluso los más severos) son aquellos/as que son capaces de no dejarse llevar por la frustración o por los sentimientos negativos de la rendición y la tristeza, saliendo a flote sin depender de lo difícil que sea.

Las personas resistentes sinónimo de resilientes, son capaces de buscar alternativas y sobre todo de probar sin restricciones, aunque fallen, hasta conseguir lo que necesitan.

Por lo tanto, no se cansan ante las repeticiones y ante los esfuerzos que tengan que aplicar día a día. Son personas resistentes sinónimo de resilientes que buscan alcanzar sus sueños y sus metas, cueste lo que cueste (sin obsesiones ni malas conductas, solo con trabajo personal y esfuerzo)

Resistencia ejemplos

  • Un hombre ha pasado por una etapa conflictiva en la que ha estado yendo y viniendo en una relación tóxica, en donde ella le hacía de menos por ser de una «clase social» más baja y por tener un rango de estudios menor que ella:

Si esta persona no tuviera un nivel alto de resistencia, seguiría en una relación contaminante que lo sumiría en un pozo de dolor y agotamiento.

Y es que la resistencia aplicada en problemas del día a día puede ser muy beneficiosa ya que ayuda a aguantarlos y a resolverlos.

Pero en casos en los que la solución es terminar con lo que se está haciendo, la resistencia ayuda a pasar por el proceso de sanación y duelo de una manera adecuada.

En este caso, ayuda a la persona a levantarse poco a poco, trabajando el día a día, contemplando la esperanza de que pronto llegará una experiencia mejor.

Con la resistencia, además, se fomenta la fortaleza de cuidar y mimar el interior de cada uno/a, descubriendo que cosas se necesitan echar hacia afuera y cuáles  construir todavía más para ser una mejor versión de uno/a mismo/a.

  • Una mujer que comenzó a buscar empleo al cumplir la mayoría de edad no encuentra nada en meses y en lugar de desesperarse, comienza a realizar cursos y se pone a estudiar de nuevo:

El hecho de que ella se vuelva perseverante es un signo de fortaleza y resistencia, unido a una necesidad o deseo de prosperar.

Las personas que actúan con positividad y con esa resistencia utilizada de una manera positiva son capaces de no desanimarse y de ver en la adversidad una oportunidad para poder crecer y reinventarse.

En este caso, ella consiguió consuelo en la verdad de encontrar un camino alternativo, sin pararse. La determinación de ir avanzando poco a poco para construir una vida ayuda a ir mostrando retos que generan interés, motivación y también ilusión (dentro de la desdicha inicial de no poder lograr lo que se quería)

  • Una mujer diagnosticada con una enfermedad degenerativa, lucha día a día por poder realizar ejercicio y moverse, atrayendo una nueva esperanza a su mente:

Si ella no tuviera resistencia (positiva) se hundiría en el pensamiento de que quedaría la mayor parte de su existencia sin hacer las cosas que le gustan, creando otras patologías como la ansiedad o la depresión.

En este caso, a pesar del dolor y los contratiempos, al ejercitarse ella ha dado un paso muy valiente hacia la mejora, al menos hablando de una manera mitigante.

La resistencia se trata de eso, de intentarlo una y otra vez para poder sentirnos orgullosos/as de nosotros/as mismos/as generando ilusión, fe y también sentimientos de confort que son muy agradables para sobrellevar cualquier experiencia.

Cómo ser una persona con resistencia

Antes de nada, para ser una persona con resistencia has de saber conocerte y sobre todo saber ante que cosas podrás responder y con cuáles herramientas.

De este modo, serás una persona con una gran capacidad para comprometerse, agregando un buen nivel de responsabilidad hacia todas las cosas sobre las que necesites responder.

El entrenarse para aceptar todo tipo de cambios es también muy significativo y marca un antes y un después en la vida de las personas.

Una vez comprendas que hay cosas sobre las que no podrás tener control, abrirá una nueva perspectiva muy saludable para tu vida. Emprenderás retos de una manera mucho más efectiva y eso será ideal para que te mantengas activo/a y con una mentalidad fuerte así como resiliente.

Antes de llegar a ese estado de resistencia ¿con qué pasos se puede comenzar para serlo?

  • Involúcrate en las cosas de una manera más profunda, tanto con tu entorno, como con quienes forman parte de él y sus actividades:

Si eres capaz de crear interacciones mucho más responsables así como respetuosas y maduras tendrás la capacidad de poder entender mejor lo que sucede en los ambientes que te estás moviendo, siendo más inteligente a la hora de planificar tu próximo paso, generando estabilidad y sobre todo autoprotección para ti.

  • Cree en tus propias habilidades y cualidades positivas:

En los peores momentos, la inspiración que te va a salvar de caer en picado es aquella que te pueda animar e iluminar recordándote las cosas que haces bien y por las cuales te felicitan constantemente.

Si tú eres capaz de hacer memoria y reconocer lo que está bien será mucho más fácil que puedas reponerte a cualquier revés y declararte como un/a guerrero/a vencedor/a en la tormenta, por intentarlo de nuevo.

  • Sé capaz de hacer que tus emociones se equilibren en momentos difíciles:

La templanza es otra de las cosas que podrán ayudarte a ganar resistencia. Normalmente las personas que explotan y que tienen un control vago de sus propios sentimientos suelen ser más propensos/as al fracaso. Por eso, ser consciente generará en ti una nueva manera de verte y de observar todo aquello que te rodea.

  • No dejes que el miedo te absorba:

Es normal que todos sintamos miedo así como bloqueos ante todo eso que nos perturba o viene para descolocarnos.

Sin embargo, es necesario que aprendas a no bloquearte por ese miedo ni a entrar en bucles que podrían derrotarte incluso antes de dar el primer paso. Recuerda que hasta que emprendas alguna acción realmente no sabrás el resultado que tendrá, así que siempre será mejor mantener la racionalidad antes que nada.

  • Haz actividades que te gusten e inspiren:

Las personas que realizan deporte o actividades artísticas de manera habitual son más abiertas y están dispuestas a moverse y a reaccionar mejor ante los imprevistos, puesto que tienden a tener menos energía localizada de una manera estática, sin liberar.

Son mejores canalizando sus sentimientos y por ende más exitosos/as a la hora de reaccionar ante algo espontáneo.

¿Ya tienes claro cómo ser una persona con resistencia sinónimo de resiliencia y así reaccionar mejor a todo lo que te rodea? ¡Comenta y comparte, será un placer leerte!